no sé si lo suyo era con-fusión (o Confucio), no se quejaba

cuaderno largo, Viñetas

tyxb5h

…caminé bajo el ojo ciego del sol,
descansé bajo el párpado de la luna.
Hubo seguro algún milagro,
aunque ya nadie los sabe distinguir.

No fueron muchos,
pero los días del paraíso existieron.
Ahora duermo y reclino mi cabeza
sobre una almohada llena de serpientes
y el corazón -extrañamente- en calma.

maderadebloj, la vida debería llevar un sic entre paréntesis

Anuncios

(“requiere de un medio para ser transmitido” ) el sonido y su reflexión

cuaderno largo, peces gordos, Vídeos

Sí, esa fue la primera vez que supe de aquellos que conocen la existencia de extrañas formas de vida en el agua. (…) que dejaba ver la pálida piel de hombros y antebrazos, creo que durante un instante llegó a notar mi presencia e hizo ademán de saludar alzando la mano y decir algo con la perdida mirada de sus ojos pasando a través de mi,  luego se alejó caminando sobre el agua.(…) Carlos y la estaca clavada