Nunca le doy la mano a un pistolero zurdo

cocina exótica, cuaderno largo, Viñetas

b0bkqh

Le preguntaron si sabía cómo matar un pollo

-Sin dudar -contestó ensimismado- como a la puta pena

Ellos no le oyeron decir nada; se quedaron repasando sus tatuajes con la mirada

-Pero, ¿canta?

-Sólo canciones tristes

«Disolvieron el tiempo y colocaron la vida entera en la amplia superficie inclinada de la melancolía.» (*)

(*Reinald Goetz)